domingo, agosto 20, 2017

Una noche de verano fotografiando estrellas

Llevaba tiempo buscando una noche propicia para salir a fotografiar estrellas y esta última noche ha sido perfecta: daban poco frio, cielo despejado y luna nueva.

La idea inicial era ir a la zona de las Alpujarras Riojanas la cual tiene el provilegio de poseer uno de los mejores cielos para este tipo de fotografías pero como hemos salido de casa más tarde de lo previsto nos hemos conformado con un sitio más cercano: Clavijo. Por evitar la contaminación lumínica del pueblo nos hemos subido hasta la Ermita de Santiago. No es el sitio perfecto pero para lo cerca que está de Logroño no está nada mal.

A continuación doy unos cuantos consejos a la hora de fotografiar cielos estrellados:
  • Buscar noches con luna nueva y sin nubes.
  • Buscar un lugar alto y que no tenga contaminación lumínica.
  • Esperar a que sea noche cerrada.
  • Como es difícil enfocar usaremos un enfoque manual hacia el infinito (un poco antes que el extremo final del anillo).
  • Apuntar hacia la vía lactea. Para ello podemos ayudarnos de apps como Google Sky buscando la zona entre las Constelación de Sagitario y Escorpio.
  • Usar distancias focales bajas para tener el máximo de bóveda celeste.
  • Poner el modo manual completo sin prioridades.
  • Usar una ISO moderadamente alta aceptando que nos va a producir el consabido ruido.
  • Usar una apertura de diafragama moderadamente abierta aceptando el posible desenfoque.
  • Usar una velocidad de obturación lo más lenta posible pero para que no salgan movidas las estrellas deberá ser como mucho de de 600/1,5*distancia focal. Unos 30seg para 12mm por ejemplo.
  • Disparar sobre trípode y con disparador automático o retardo.
En cuanto al retoque a posteriori mediante software es más difícil dar consejos generales ya que depende mucho de la fotografía en cuestión.

Estos son los resultados de algunas de las fotos que más me gustaron de esta noche:





Luego nos pusimos a improvisar un poco con el tema del lightpainting, esta es una técnica que consiste en tomar fotografías de larga exposición en las que se dibujan formas usando fuentes de luz. Nosotros usamos un frontal como fuente luminosa y para ser la primera vez que practicamos la técnica las fotos no nos quedaron nada mal. 

Conseguir este tipo de fotos es más fácil de lo que parece, solo hay que tener en cuenta unas poquitas pautas:
  • Como es difícil enfocar usaremos un enfoque manual hacia la distancia que necesitemos.
  • Poner el modo de disparo manual completo sin prioridades.
  • Usar una ISO baja para evitar el ruido.
  • Usar una apertura de diafragama cerrada.
  • Usar una velocidad de obturación lenta.
  • Mantener constantemente el foco de luz apuntando siempre hacia la cámara.
  • El foco de luz no puede ser muy fuerte porque estropearía la foto con tanto destello.
  • Disparar sobre trípode y con disparador automático o retardo.


Al irnos ya para casa aprovechamos para fotografiar el Castillo de Clavijo el cual destaba con su iluminación nocturna.