sábado, agosto 25, 2012

Valles de Pineta y Añisclo

Estos tres últimos días los he pasado junto a un amigo haciendo montaña y algo de turismo en la zona del Valle de Pineta y de Añisclo, dos de los cuatro valles que forman el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Nos hemos alojado en una pensión en la localidad de Bielsa, la puerta de entrada a Pineta.

Jueves, día 23
Salimos de Logroño bien temprano, a las 5,30h de la mañana; tras 3 horas y media largas de viaje acortadas gracias a la nueva carretera que une Sabiñanigo y Fiscal llegamos a Bielsa. Sin más dilación seguimos la carretera que lleva al fondo del Valle de Pineta para dejar allí el coche y empezar la ruta que nos tocaba para el primer día. El recorrido consistió en subir al Balcón de Pineta y luego seguir un poco más hasta llegar al Lago de Marboré. Las vistas desde el Balcón de Pineta tanto del valle como del Glaciar de la cara norte del Mone Perdido son el principal aliciente para subir hasta aquí. La ruta resultó bastante dura y nos llevó gran parte del día. En la bajada aprovechamos para acercarnos a ver las Cascadas del Cinca, lugar donde nace este importante afluente del Ebro. Estas aguas precisamente caen de la zona del Balcón de Pineta. Me sorprendió ver unas cascadas con tanta agua a pesar de que por aquí debe llevar sin llover desde hace unas semanas. En la ascensión nos acompañó Ramón, un simpático chico Catalán al que conocimos mientras subíamos. -Consultar ruta en Senderioja-


Glaicar de la cara norte del Monte Perdido

Valle de Pienta desde el Balcón

Cascadas del Cinca

Lago Marboré

Comimos bastante tarde en la zona de Pineta el avituallamiento que trajimos de casa y después regresamos a Bielsa donde nos dimos una merecida y necesaria ducha. La tarde ya solo nos cundió para dar un pequeño paseo por Bielsa, un pequeño pero bonito pueblo. Por la noche cenamos en la propia habitación y vimos el partido de Supercopa entre el Madrid y el Barsa.

Anochece en Bielsa

Viernes, día 24
El viernes tocaba hacer la ruta más relajada de las tres previstas. Nos acercamos al Cañón de Añisclo para hacer una ruta que nos llevaría hasta la zona de La Ripareta, una zona de pozas. La ruta completa llega hasta la Fontblanca pero era excesivo llegar hasta allí y nos conformamos con llegar a la Ripareta. El recorrido resultó un agradable paseo entre las paredes del cañón por un sendero que avanza a la sombra de bosques constantemente paralelo al río Bellós. -Consultar ruta en Senderioja-


Ermita de San Urbez

Pequeñas cascadas formadas por el rio Bellós


Sendero entre bosques

Sector de la Ripareta

La tarde la aprovechamos para visitar Ainsa, un bonito pueblo aunque muy visitado por los turistas y en el que principalmente destacan el Castillo y la Plaza Mayor. Me sorpendió mucho ver la poca cantidad de agua con la que baja el Cinca, un río que en esta zona tiene un cauce amplísimo y en el que en estas fechas apenas baja un hilillo de agua.


Castillo de Ainsa

Plaza Mayor de Ainsa


Después de la visita a la capital del Sobrarbe regresamos hacia Bielsa para ver unas antiguas instalaciones mineras situadas en la zona de Parzán; las habíamos visto anunciadas en un cartel señalizador el día anterior pero nos costó bastante encontrarlas. No está bien indciado el lugar. Finalmente resultaron no ser gran cosa, apenas queda nada en pie, tan solo alguna pared y algo de la vieja maquinaria que se usaba para transportar el mineral.

Viejas instalaciones mineras en el Alto Cinca

Por la noche yo aproveché para meter al cuerpo algo de comida caliente y cené en un agradable restaurante. de Bielsa. Después, echamos unos cacharros en una terrazita aprovechando que hacía buena noche y ya para casa a dormir.

Sábado, día 25
Para el último día tenía preparada una ruta de montaña que nos llevaría desde Pineta hasta el Pico Sobrestiva tras pasar por los Llanos de La Larri y la zona ganadera de la Estiva. -Consultar ruta en Senderioja-


Cascadas de La Larri

Ermita de Pineta


Llanos de La Larri

Zona de La Estiva

Tras el recorrido regresamos a Logroño, pero antes paramos a comer en La Fortunada. Allí aproveché para echar unas fotos a una curiosa central hidroeléctrica.


Central hidroeléctrica de La Fortunada

Piezas de la central al aire libre

sábado, agosto 18, 2012

El bosque encantado y un rescate en montaña

Para continaur con el proceso de recuperación del pie de Edith, hoy hemos elegido hacer un sencillo recorrido por la Sierra de Urbasa. El objetivo ha sido ascender a la cima del Barbagain en la que el principal aliciente era pasar por el llamado "Bosque Encantado". Se trata de un singular bosque de hayas en la que las piedras y la profusa vegetación se han juntado para formar figuras muy curiosas.

A este singular bosque se llega desde el Centro de Visitantes del Parque Natural de Urbasa, pero el lugar no está indicado así que es difícil llegar a él sino disponemos de mapa o GPS. Si a alguien le interesa visitar el lugar en Senderioja tengo el itinerario compeltamente detallado: ver recorrido.


"El lagarto"

"El submarino"


Intensa vegetación

Una cara de perfil

En las inmediaciones del Bargagain hemos tenido la sorpresa del día: hemos encontrado a un montañero con el tobillo roto que obviamente, era incapaz de moverse. La zona donde ha sucedido el desgraciado incidente no era peligrosa pero sí bastante abrupta así que su hermano no ha dudado en llamar al 112, ha dado las coordenadas del GPS y enseguida ha aparecido un grupo de rescate de la Guardia Civil de montaña que se lo ha llevado en helicóptero. Edith y yo hemos permanecido junto a ellos hasta que se lo han llevado, incluso hemos colaborado para trasladar la camilla a un lugar dodne el helicóptero pudiera engancharla mediante un cable aéreo.


Aterrizaje del helicópeto de emergencia

El helicóptero se lleva al accidentado

Casualmente, navegando hoy por Internet, he encontrado este video que muestra parte del rescate: -Ver video en Youtube-.A nosotros se nos vé muy pequeñitos sobre el minuto 3.

miércoles, agosto 08, 2012

A los pies de Aizkorri (II)

Esta entrada se puede decir que es la continuación de ésta otra: A los pies de Aizkorri. La última vez que estuvimos en esta zona, hace unos meses, nos quedaron pendientes algunas visitas así que hoy he aprovechado para tomarme el día libre en el trabajo y acercarme otra vez.

Durante la mañana he hecho una ruta desde el collado de aldaola hasta la cima del monte Aizkorri y alguno de sus vecinos. Al Aizkorri ya había subido desde el Santuario de Arantzatzu pero me quedaba subir desde este otro lado. En total me han salido casi 17Km y 1000 metros de desnivel acumulado. Me ha llevado más tiempo del previsto el culminar la ruta (más de 6 horas) ya que iba sin prisa así que he realizado frecuentes paradas, algunas de ellas para para charlar con varios montañeros. También aproveché para meterme un enorme bocata de bacon queso en la fonda de Urbia, un lugar precioso para hacer una parada y comer tranquilo.


Camino que sube hacia Aizkorri

Cresterío de la Sierra de Aizkorri

En el regreso hacia el coche se pasa por un sitio mítico de la geografía vasca: el Túnel de San Adrián. Un paso natural entre montañas por el que discurre el Camino de Santiago Vasco y que ha sido muy usado durante los últimos siglos por ser el camino directo que mejor comunicaba Castilla con Francia. Dentro del curioso túnel hay una pequeña ermita y restos de antiguas edificaciones.


Túnel de San Adrián (I)

Túnel de San Adrián (II)

Llegué al coche muy cansado y sofocado por las altas temperaturas que hoy ha habido pero aún así seguí aprovechando el día y dediqué la tarde a visitar dos pueblos de la zona: Zegama y Segura.

En Zegama apenas encontré lugares que destacar pero sí que merece la pena subir a ver el Centro de Interpretación del Parque Natural de Aizkorri - Aratz. La entrada cuesta dos euros y con ella se tiene derecho a visitar los 2 pisos y el sótano del edificio-museo.

 Interior del Centro de Interpretación de Aizkorri-Aratz

En el museo cogí un mapa del vecino pueblo de Segura y tras la visita a Zegama me acerqué hacia allí, ambos pueblos están situados muy cerquita, apenas 5 Km les separan.

Segura sí que es un pueblo más interesante para visitar. Su casco antiguo es todo un conjunto monumental con bastantes edificios a destacar. Paseando sosegadamente por sus calles encontré  varios portales que se usaban como entradas a la villa, varios antiguos palacios y la iglesia de Nª Señora de la Asunción.


Iglesia de Nª Señora de la Asunción

Casa Ardixarra Etxea