martes, enero 31, 2006

Ruinas industriales

Estos días aprovechando que he estado de vacaciones he decidido visitar Bilbao y alrededores, lo que se llama popularmente "El gran Bilbao"

¿Qué porqué me gusta tanto esta zona?, porque me encanta ver paisajes industriales y barrios antiguos e incluso marginales; y la verdad es que Bilbao está lleno de estos. Sé que estos ambientes no le gustan a casi nadie, pero soy consciente de que un poco rarito. Para mi, el ver fábricas abandonadas, edificios antiguos y sucios o barrios marginales y oscuros, me produce muchas sensaciones, me inspira. Tampoco tienen porque ser barrios peligrosos, a mi lo que me gusta ver son barrios con historia, llenos de vida, en los que ha vivido mucha gente que tiene muchas cosas que contar. Se que para vivir es mucho más cómodo alojarse en un barrio nuevo, con sus parques, su piscina, sus edificios relucientes y brillantes, etc, pero a mi me resultan aburridos, cuadriculados, previsibles, sin personalidad...

La historia reciente de Bilbao a estado unida inseparablemente a la de AHV (Altos Hornos de Vizcaya). Barakaldo y Sestao, que se encuentran colindantes con Bilbao, fueron los pueblos elegidos por AHV para colocar sus instalaciones a principios del Siglo XX. Desde entonces la empresa no hizo más que crecer y generar beneficios hasta su decadencia en la década de los 80. Gracias a AHV y a que sus instalaciones quedaron casi intactas después de la Guerra Civil, los dos municipios citados alcanzaron un gran flujo de inmigración procedente de otras regiones de España (Galicia o Andalucía). Básicamente lo que AHV hacía era recibir el coque y el mineral de hierro procedente de las cercanas minas de Triano para reconvertirlo en Arrabio, que es la materia prima del acero (formado por hierro y carbono). AHV posibilitó además que se creara mucha industria dependiente de ellos: Sefanitro (Industria química de desechos), Astilleros Euskalduna o Izar (Fabricación de barcos) etc...

La industria, y más concretamente el hierro, ha sido la energía que ha dado fuerza a Bilbao durante todo el Siglo XX; y la ría del Nervión ha sido la vía por donde ha fluido toda esa energía. Por esto, algunas personas se refieren a ella como la Ría de hierro.

Desde el cierre de AHV en 1994 la industria de la zona se ha ido desmantelando poco a poco, las fabricas contaminantes y poco rentables se cerraron definitivamente y las productivas se llevaron lejos del casco urbano donde no molestaran a nadie. A Bilbao y municipios como Barakaldo se les ha lavado la cara completamente. Quien vió Bilbao hace 25 años y lo vea ahora creerá estar en ciudades completamente diferentes. La ría se drenó y limpió completamente; a los edificios negruzcos se les retiró todo el hollín que arrastraban, se construyeron nuevos y modernos barrios.

Alto horno que se mantiene en Sestao Astilleros Izar de Sestao
Graffiti en Bilbao La Vieja Antiguas instalaciones de AHV
Barco varado cerca del puente rontegui Estatua homenaje a la industria en Barakaldo
Efectos de la industria en Barakaldo ACB de Sestao